CONTACTO LLAMAR
Tel: +52(229) 276-1560
Tel: +34 91 762 95 40
English Version, Click here
Usuario Contraseña
Recuperar Clave de Usuario o Contraseña     Solicitar Registro
    CONTÁCTENOS
MéxicoTel: +52(229) 276-1560
EspañaTel: +34 91 762 95 40

Normativa IMO 2020: efectos y consecuencias en el transporte marítimo de mercancías

IMO 2020 obligará a los buques a utilizar únicamente combustible con un máximo de 0.5% de contenido de azufre.

El transporte marítimo de mercancías se va a ver afectado por la normativa IMO 2020 en un gran número de aspectos. Esta normativa entró en vigor desde el 1 de enero de este mismo año. De acuerdo con la IMO 2020, el óxido de azufre de los barcos a motor deberá limitarse de sus emisiones en un 0,5 %, frente al 3,5 % que tenía hasta 2019.

¿Qué es la normativa IMO 2020?

La norma IMO 2020 se aprobó con el objetivo de que se redujera la contaminación marítima, provocando un impacto menor en el medio ambiente, siendo este el principal y primordial objetivo de cara al futuro. Para ello, se optó por limitar el contenido de azufre que pueden tener los combustibles de los buques, como medida implantada por la Organización Marítima Internacional. En la industria marítima, sobre todo en el transporte de mercancías, la normativa IMO 2020 tendrá distintos efectos y consecuencias

¿Qué efectos tiene la normativa IMO 2020 en el transporte marítimo de mercancías?

Los efectos de la IMO 2020 son diversos. Uno de los primeros posibles impactos que podremos observar en los buques de transportes de mercancías es utilizar fuel oil. Esto posibilitaría rebajar el azufre en un 0,5 % de las emisiones. También sería posible poder utilizar otras clases de fuel que tuvieran un escaso contenido en azufre. A su vez, un efecto directo será que, al principio, incrementen los fletes, por lo que será necesario planificar bien.

Por otro lado, cabría esperar un efecto referido al cambio de combustible. Sería posible que un buque optara por utilizar una concentración de azufre mayor. No obstante, para cumplir con la normativa IMO 2020, habría que combinarlo con buenos sistemas de limpieza llamados scrubbers. De este modo, aunque la concentración de azufre sería mayor a los límites impuestos, la emisión sería menor, ya que gracias a la limpieza no se emitirían a la atmósfera tantos gases tóxicos.

Utilizar otro combustible como biofueles o gas natural licuado (GNL) podrían ser otros de los posibles efectos en los buques, además de ser una opción aparentemente más económica. Principalmente, porque colocar un sistema de limpieza alteraría el buque. Sin embargo, la realidad dependerá de la oferta y de la demanda, ya que el encarecimiento de los productos podría cambiar los efectos. Lo que es seguro para las navieras, es que la IMO 2020 va a generarles una inversión que, al principio, va a ser elevada. 

¿Qué consecuencias va a tener la normativa IMO 2020?

Los armadores serán los principales responsables de cumplir con la IMO 2020. La principal consecuencia de la normativa es que el combustible va a aumentar de precio. Si en la actualidad es más de la mitad de los gastos de una naviera, estos se van a incrementar ahora mucho más. A su vez, otra importante consecuencia y que se mantendrá a largo plazo es también un aumento de costes referidos a las tarifas de transporte marítimo e incluso a los certificados de calidad logística.

Además, el transporte marítimo de mercancías va a tener que variar sus rutas debido a la IMO 2020 a causa de los recargos. El ajuste de combustible va a ser una consecuencia directa, lo cual incidirá en el servicio que aporten durante sus rutas. 

La nueva normativa sobre contaminación IMO 2020 ha llegado si cabe en el peor momento posible debido a la crisis que está sufriendo el comercio internacional con el coronavirus, como ya comentamos en nuestro anterior artículo del blog.

¿Aplicarán algún recargo las compañías navieras debido a la normativa IMO 2020?

Es probable que todos estos gastos extra e inversiones para adaptar sus buques a la nueva normativa acabe reflejándose en los propios fletes. Hay diferentes tipos de recargos o comisiones como el llamado BAF, que se utiliza para ajustar las fluctuaciones del barril de petróleo o también otros como el BRC o BUC, que hacen referencia a otro tipo de gastos indirectos relacionados con el fuel.

--

En conclusión, el transporte marítimo de mercancías se va a ver afectado económicamente y en sus rutas, a causa de la IMO 2020, cuya entrada en vigor se conocía desde que se formó el Convenio MARPOL. Sin embargo, los efectos y consecuencias podrían verse reducidos si contamos con buenos servicios integrales para el comercio exterior.

No dudes en contactar con nosotros para cualquier duda sobre este tema. Estaremos encantados de ayudarte y asesorarte en este o cualquier otro asunto.

Contacta con nosotros en el +34 91 762 95 40 o escríbenos al correo electrónico contacto@mimpo.com.

​​​​​​​